Cancer Council

Cáncer cerebral

Se desconocen las causas de la mayoría de los tumores cerebrales y de la espina dorsal, pero se conocen algunos factores de riesgo para los tumores cerebrales malignos:

  • Las personas que han recibido radiación en la cabeza, normalmente para tratarse otro tipo de cáncer, están en mayor riesgo de desarrollar un tumor. Es común en personas que han recibido radioterapia para una leucemia infantil.
  • También es posible tener una predisposición genética de desarrollar un tumor.
  • En estos momentos no hay suficientes pruebas científicas para relacionar el uso de teléfonos móviles con los tumores cerebrales.

Los tumores cerebrales NO son contagiosos.

Las personas con un tumor cerebral o en la espina dorsal tienen distintos síntomas dependiendo de dónde se aloja el tumor. A veces, cuando un tumor crece lentamente, los síntomas se desarrollan gradualmente y apenas son perceptibles. Los síntomas pueden ser similares a los de otras enfermedades.

Su médico de cabecera le reservará las primeras pruebas para evaluar sus síntomas. Seguramente le enviará a un neurólogo, que realizará más pruebas y le aconsejará acerca de las opciones de tratamiento.

Puede que sea necesario realizarle una tomografía computerizada o TAC, o una resonancia magnética.

Si su doctor le recomienda otras pruebas, pídale que se las explique. Entender qué va a pasar le ayudará a sentirse más tranquilo/a antes de la prueba.

Los tumores en el cerebro o la espina dorsal se suelen tratar con cirugía, radioterapia, quimioterapia o terapia de esteroides. Estos tratamientos se realizan por separado o combinados.

El objetivo del tratamiento es extraer el tumor o ralentizar su crecimiento y/o aliviar los síntomas reduciendo el tumor y cualquier hinchazón circundante.

También hay muchos tipos de tratamientos nuevos y experimentales (o modificaciones de tratamientos existentes) que a veces se usan para tratar a personas con tumores. Estos tratamientos, como la terapia génica, no se explican en detalle en este sitio web.