Cancer Council

Cáncer de hígado

Hay dos tipos diferentes de cáncer de hígado. El cáncer de hígado primario es un cáncer que empieza en el hígado, y el cáncer de hígado secundario se inicia en otra parte del cuerpo y se extiende (se metastatiza) al hígado.

Cada año les diagnostican cáncer de hígado primario a unas 360 personas y es dos veces más común en hombres que en mujeres, y en personas de más de 65 años.

Se desconoce la causa exacta del cáncer de hígado primario, pero algunos factores pueden aumentar el riesgo, como la infección por hepatitis B o C, el consumo prolongado de alcohol o la cirrosis hepática.

El cáncer de hígado primario no suele provocar síntomas en las primeras etapas. Los síntomas del cáncer de hígado primario o secundario suelen aparecer cuando el cáncer se ha extendido y pueden incluir debilidad y fatiga, dolor en el costado derecho, pérdida de peso, pérdida de apetito, amarilleo de la piel y de los ojos (lo que se conoce como ictericia), mareos, hinchazón del abdomen y fiebre.

Las pruebas que se utilizan para diagnosticar el cáncer de hígado son el análisis de sangre, la tomografía computerizada o TAC, la resonancia magnética, la biopsia y la tomografía PET.

La clasificación por etapas indica al doctor cuánto se ha extendido un cáncer. Así, su equipo de salud puede decidir el tratamiento que más le conviene.

La etapa en la que se encuentra un tumor depende de su tamaño, de si ha invadido los vasos sanguíneos, de si se ha extendido a los órganos ubicados junto al hígado, dentro de la cavidad abdominal, o a otros órganos más lejanos.

Clasificar por etapas un cáncer de hígado primario también puede conllevar evaluar la función subyacente del hígado.

El pronóstico es el desarrollo que se espera de una enfermedad. Debería hablar con su médico acerca de su pronóstico, aunque ningún médico puede darle una predicción 100% segura sobre el transcurso de su enfermedad.

La cirugía del cáncer de hígado se llama resección hepática. Es el tratamiento principal para el cáncer de hígado primario.

Para el cáncer de hígado secundario solo se realiza la cirugía si el cáncer no se ha propagado por todo del hígado, o si el cáncer secundario no se ha extendido a otras partes del cuerpo.

Existen otros tratamientos, como la ablación por radiofrecuencia (RFA), la inyección de alcohol, la crioterapia, la quimioterapia y la quimioembolización, la radioterapia o la paliación endoscópica.

Llame a la Línea de ayuda en el 13 11 20 para más información. Si necesita un intérprete llame al servicio de intérpretes telefónicos, Telephone Interpreter Service (TIS) al 13 14 50 y pida que le conecten con el Cancer Council en el 13 11 20. Este servicio es gratuito.

Para más información pulse aquí para descargar el documento preciso del departamento de cáncer (PDF)