Cancer Council

Alcohol

Beber alcohol aumenta el riesgo de desarrollar algunos cánceres, especialmente los de boca, garganta, esófago, intestino, hígado y pecho. Los cánceres orales son seis veces más comunes en bebedores de alcohol que en el resto de personas.

No solo el abuso del alcohol aumenta el riesgo de cáncer. Incluso beber pequeñas cantidades de alcohol aumenta el riesgo de estos cánceres, y cuanto más beba, mayor será el riesgo.

El Cancer Council recomienda que, para reducir el riesgo de cáncer, se reduzca o se elimine el consumo de alcohol.  La cantidad recomendada se limita a dos bebidas estándar al día.

Una bebida estándar es:

  • 100ml de vino
  • 30ml (un ‘nip’) de licor
  • 60ml (dos ‘nips’) de jerez
  • 285ml (un ‘middy’) de cerveza normal
  • 450ml (un ‘schooner’) de cerveza light (con menos alcohol)
  • 220-250ml de refresco con alcohol

¡Algunos cócteles contienen más de tres bebidas estándar!

El alcohol es un claro factor de riesgo para el cáncer, pero las pruebas no son tan sólidas como se pensaba en lo relativo a las enfermedades cardíacas. Los beneficios del consumo moderado de alcohol en la salud cardiovascular parecen limitarse a personas de mediana edad o más. Por consiguiente, desde el punto de vista del cáncer, beber alcohol es perjudicial; en cambio, desde el punto de vista de las enfermedades del corazón, las cantidades pequeñas de alcohol pueden ser beneficiosas pero no para todas las edades.

Hay muchas otras cosas positivas que puede hacer para reducir el riesgo de enfermedades del corazón, como llevar una dieta saludable, realizar actividad física regular y no fumar. Hacer esto también puede disminuir el riesgo de cáncer. Si decide seguir bebiendo, limitarse a las cantidades recomendadas puede ayudarle a reducir el riesgo de cáncer y beneficiar al mismo tiempo a su corazón.

Parece que no importa qué tipo de alcohol beba. La cerveza, el vino, los licores… todos ellos aumentan el riesgo de cáncer, según diversos estudios.

Beber grandes cantidades de alcohol de una vez o emborracharse no es recomendable. Si bebe alcohol, es mejor que lo haga en pequeñas cantidades.

Se sabe desde hace mucho tiempo que fumar es perjudicial para la salud. Ahora sabemos que el efecto combinado de fumar y beber aumenta significativamente el riesgo de cáncer. De hecho, cuando la gente bebe alcohol y fuma, el efecto combinado supera en gran medida el riesgo de cualquiera de los dos factores por separado.

El alcohol contiene muchas calorías (o kilojulios) por lo que contribuye fácilmente a ganar peso. Tener sobrepeso también es un riesgo para el desarrollo de algunos tipos de cáncer, como el de riñón, esófago, pecho e intestino.

Para más información pulse aquí para descargar el documento preciso del departamento de cáncer (PDF)