Cancer Council

Protección solar

Un bronceado es mucho más que el oscurecimiento de la piel. Las células de la piel en la capa cutánea superior producen un pigmento llamado melanina, que le da color a la piel y protege a las células absorbiendo la radiación ultravioleta (UV). Cuando la piel se expone a la radiación UV, la producción de melanina aumenta y la piel se oscurece (se broncea). La melanina aporta un nivel de protección solar equivalente a un filtro solar de factor 2.

Muchas personas piensan que un bronceado es señal de buena salud pero, en realidad, un bronceado es una señal de que tu piel se ha expuesto a demasiada radiación UV y se ha producido un daño. Incluso un ligero bronceado muestra que la piel ha estado intentando protegerse aumentando su producción de melanina.

Algunos piensan que es seguro broncearse siempre que no se quemen. Pero broncearse aun sin quemarse puede dañar las células de la piel, lo que puede derivar en un deterioro de la piel, envejecimiento prematuro y potencialmente, cáncer de piel.

Los niveles ultravioleta (UV) en Australia son tan altos que hasta la gente con piel olivácea u oscura pueden tienen riesgo de padecer deterioro de la piel y cáncer de piel. La radiación UV no se puede ver ni sentir. La radiación UV no está relacionada con la temperatura y puede atravesar las nubes finas por lo uno se puede quemar hasta en días fríos y nublados.

Las quemaduras pueden darse en menos de 15 minutos. El enrojecimiento de la piel se produce en unas horas después de quemarse, pero la quemadura se seguirá desarrollando entre 1 y 3 días después de la exposición a la radiación UV. En caso de quemaduras graves (ampollas, fiebre, náuseas), acuda al médico. Es importante beber mucho líquido ya que las quemaduras pueden causar deshidratación, pero evite las bebidas frías, ya que pueden provocar resfriados.  También puede ayudar darse una ducha con agua fresca (no fría) y aplicar compresas frescas.

Si ha sufrido quemaduras leves o moderadas:

  • Beba muchos líquidos
  • Dese un baño o ducha fresca, y séquese con cuidado después.
  • Consulte a su farmacéutico la compra de una crema adecuada para aliviar las quemaduras y de analgésicos si es necesario.

Si no está seguro/a, hable con su médico o farmacéutico.

Buscar la sombra cuando haya niveles UV superiores a 3 puede ayudarle a proteger su piel del daño solar. Solo la sombra pueden reducir la exposición UV hasta un 75 por ciento. Cuando se acompaña de otras medidas protectoras, como ropa protectora, sombrero, gafas de sol y protector solar, estar en la sombra es la mejor manera de proporcionar máxima protección frente a la radiación UV.

Las tiendas de Cancer Council ofrecen una amplia variedad de ropa protectora, sombreros, gafas de sol y protectores solares de hombre, mujer y niño. Todos los beneficios de las tiendas se destinan a la investigación del cáncer y la lucha contra el cáncer.

Para más información pulse aquí para descargar el documento preciso del departamento de cáncer (PDF)