Cancer Council

Quimioterapia

La quimioterapia se sirve de fármacos (citotóxicos) para destruir las células cancerosas o ralentizar su crecimiento. Hay muchos tipos de fármacos quimioterápicos. A veces solo se necesita un fármaco pero es habitual administrar dos o más fármacos al mismo tiempo, lo cual se denomina tratamiento combinado.

El tipo de quimioterapia que reciba dependerá de varios factores, como el tipo de cáncer que tiene, en qué parte del cuerpo se inició, qué aspecto tienen las células cancerosas en un microscopio y si estas se han extendido a otras partes del cuerpo.

La quimioterapia puede producir reacciones diferentes en cada persona. Algunas no sufren efectos secundarios, otras pueden tener varios. Las reacciones también pueden variar de un periodo de tratamiento quimioterápico a otro. No obstante, muchos efectos secundarios se pueden reducir o controlar.

No podemos sugerirle el mejor tratamiento para usted. Esta cuestión debe discutirla con sus médicos.

Algunos tipos de cáncer pueden curarse solo con quimioterapia o combinada con otros tratamientos, como la cirugía y la radioterapia. La quimioterapia puede administrarse antes o después de los otros tratamientos. Cuando se administra antes, el objetivo de los fármacos es reducir el tamaño del cáncer para que el siguiente tratamiento sea más eficaz. Si se administra después del otro tratamiento, la quimioterapia se usa para destruir las células cancerosas que queden para que no causen problemas más adelante.

El objetivo de los cuidados paliativos es el alivio de los síntomas. Son especialmente importantes para las personas con cáncer avanzado que no pueden curarse pero que desean mantener su calidad de vida. Por ejemplo, se puede usar la quimioterapia para aliviar el dolor causado por el cáncer o para impedir que el cáncer llegue a un órgano.

Para más información pulse aquí para descargar el documento preciso del departamento de cáncer (PDF)